sábado, septiembre 05, 2009

Nueva entrevista a Tarantino

Os traduzco una entrevista en catalán que ha sido publicado en la revista El Temps, que a la vez es una traducción de un duro texto de origen extranjero en el cual Tarantino sabe como defenderse (ojo, puede contener algún spoiler):

Señor Tarantino, estos Malditos Bastardos son un grupo de soldado judio-americanos que hacen una matanza de alemanes en la Francia ocupada. ¿Quería contar una historia de aventuras, o es que de repente se interesa por el Tercer Reich?

¿De repente? He trabajado más de diez años en este guión y durante la preparación me he ahogado con los hechos. Al principio quería impresionar a mi público con detalles históricos. Pero en la versión definitiva del guión he desterrado esa pretensión de verosimilitud. Durante la escritura, siempre que me he encontrado en un punto en el cual no sabía la respuesta histórica, me he inventado una.

Es decir, ¿quería rodar un film histórico, pero cuando la realidad histórica no le encajaba simplemente la ha cambiado?

Eso mismo. Cosidere que la historia contemporánea limita a mis personajes. Es como un corsé. Por eso, hay momentos en que la historia contemporánea gira hacia la izquierda y la historia de mi película se va hacia la derecha.

Su film comienza con una frase de cuento: "Érase una vez en la Francia ocupada por los nazis..."

Quien quiera ver Malditos Bastardos como un cuento sobre la Segunda Guerra Mundial, sin problemas, no me molesta. Pero mi idea era otra: mis personajes han cambiado el final de la Segunda Guerra Mundial. En mi caso, la sección dirigente nazi salta por los aires en el París de 1944, la guerra se acaba. Eso no pasó en la realidad, pero sólo por que mis personajes no han existido. Si hubieran existido, mi historia sería plausible.

¿No sobrestima la capacidad de diferenciación de muchos espectadores? Sólo una cuarta parte de los alumnos de instituto norteamericanos saben que Hitler gobernó Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. Seguro que no se sorprenderán nada que en su película se cometa un atentado contra Hitler en un cine de París.

¿De dónde sacáis esas cifras? No me lo trago. Eso es propaganda difamatoria. Seguro que los chavales han tomado el pelo a los que hacian esas encuestas.

Pero en la película mezcla un realismo a rajatabla -por ejemplo, que los actores hablen en su propia lengua materna- con una historia tan sofisticada como fuera de lugar. Quizás para algunos esa ironía es demasiado.

¡Póngame un ejemplo de una escena que no sea creíble!

El film muestra primordialmente el mundo de Quentin Tarantino.

Ah. Entendido. Muy bien. Pero todas mis películas pasan en mi mundo. Al fin y al cabo es lo que queréis ver. No querréis que me reprima, ¿verdad?

Otros cineastas de Hollywood están orgullosos de mostrar el Tercer Reich de una manera supuestamente fiel, como por ejemplo hace poco Tom Cruise como uno de los autores del atentado contra Hitler, Stauffenberg, en Valkiria. En cambio, Malditos Bastardos parece que se ria de estas películas.

No he visto Valkiria. Pero, ¿no es un ejemplo enorme de una versión de la Royal Shakespeare Academy sobre el Tercer Reich?

¿Qué quiere decir?

No quiero cuestionar la calidad de la película. Pero es curioso ver principalmente a actores británicos con uniforme alemán.

La pregunta es si el Tercer Reich se puede usar como material cinematográfico de una manera tan despreocupada como por ejemplo la lucha entre indios y vaqueros en el salvaje oeste.

No tengo ningún problema, al contrario: los soldados de la resistencia de mi película se comportan como indios en pie de guerra: acechar, matar, arrancar la cabellera. Para mi se trata de contar una historia de aventuras. Una historia emocionante, como en los films de los años 50 y 60 cuando no se tenía ningún remordimiento de consciencia en pasarlo bien viendo una cinta bélica en el cine.

¿Para usted dónde se acaba la diversión? ¿En el Holocausto?

¡También hay películas de los años 50 y 60 que mostraban el Holocausto y que fueron chocantes! ¿Conocéis Operation Eichmann (Asesino Nº1), de 1961? Una película nada mala. El maravilloso Werner Klemperer, judío, que después se hizo famoso con la serie de televisión Los Héroes de Hogan, interpretaba a Eichmann. Fue el primer largometraje que llevó al espectador a las cámaras de gas, de una forma que ni siquiera Steven Spielberg se atrevió a hacer en La Lista de Schindler.

Spielberg se acobardó frente a lo más extremo.

Soy una gran fan de La Lista de Schindler. Pero en los últimos veinte años o treinta prácticamente sólo se han rodado películas de guerra centradas en la tragedia y en las víctimas, la culpa alemana y esas cosas. Siempre acompañado de violines que acentúan la horrorosa miseria que evocan estos films. A la larga se hace monótono.

Pero es un tema muy serio.

A mi, muchas de estas películas serias sobre el Tercer Reich me hacen reir.

¿Se ha preparado sólo con películas sobre el Tercer Rich?

No, también he vuelto a leer los diarios de Joseph Goebbels. Me interesa sobre todo su calidad como productor cinematográfico de los nazis. Muchos libros sólo se concentran en las malas películas. Pero sería una idea falsa de los más de 800 films que se rodaron durante esos años. Si no se supiera nada de esa época todo el mundo pensaría que todas las películas son obras de propaganda, como Der ewige Jude o Jud Süß. ¡Pero no! La mayoría de películas eran comedias, operetas, historias de amor, melodramas...

¿Quiere decir que la Alemania nazi, con Goebbels de ministro de Propaganda, hizo buenas películas?

Y tanto, algunas estaban bastante bien. Glückskinder, por ejemplo, es mi película favorita. Es divertidísima. Si miras las películas alemanas hasta 1945 prácticamente no te das cuenta que había una guerra.

Engañar y cegar es el arte de la propaganda. Espero que no haya picado.

No, también he leido de nuevo las memorias de Leni Riefenstahl.

Tampoco es que sea precisamente una fuente fiable.

Está claro que la mitad de lo que contiene la obra no te lo has de creer. Lo fascinante son las partes del libro donde repite palabra por palabra conversaciones totalmente banales con Adolf Hitler. Hay una que hasta la he convertido en un diálogo para la película, sólo que he puesto en boca de Goebblers lo que Hitler decía a Riefenstahl.

¿Y qué es?

Riefenstahl cuenta que al principio Hitler no tenía mucho intrés por los Juegos Olímpicos. Se ve que ella le dijo, con mucho sentido, que más valía que no fuera a los Juegos, ya que los alemanes no tenian ninguna oportunidad de ganar una medella y que los americanos lo ganarian todo, sobre todo los negros. Y él no quería ver eso.

Una opinión entre amigos: ¿Riefenstahl era realmente una buena directora?

Fue la mejor directora que haya existido nunca. Para reconocerla sólo hay que ver Olympia.

Para los alemanes es sobre todo la propagandista escrupulosa de la ideología nacionalsocialista. ¿Nadie le ha advertido que con su film se mete en un campo de minas?

Claro que sí. De hecho, cada actor alemán con el que me he encontrado me ha dicho: "me encanta el guión, pero no me puedo imaginar a una alemán que pueda escribir algo así. ¡Si la cagara con este tema! Se ha de ir con mucho cuidado."

Exactamente. El personaje carismático en su película es el contrincante de los Bastardos, el hombre de la SS Hans Landa, encarnado en Christopher Waltz. Es culto, encantador y domina la situación. Por otra parte, Malditos Bastardos muestra a los judios como gente cafre, tanto o más brutales que los alemanes. Las víctimas también son verdugos.

Es cierto que Landa es perturbadoramente carismático. Pero no es ninguna casualidad, la película sigue una idea fundamental: "everybody is everybody".

¿Eso qué significa?

No hay ningún bueno claro ni ningún malo claro, en este film.

¿Y no es precisamente ese el problema? En el Tercer Reich se trazó claramente la frontera entre víctimas y verdugos.

En la película hay una escena en la que los Bastardos interrogan a un sargento alemán. La violencia en esa escena tiene componentes cómicos...

Es difícil de aguantar.

...pero Brad Pitt está muy divertido con su acento del sur con chicle. Y después hay una especie de catarsis cuando uno de los Bastardos ha de matar a un alemán con un bate de béisbol. Si lo único que yo hubiera querido conseguir en esta escena fuera que el público gritara "¡sí, elimina al nazi!" entonces hubiera pintado a los alemanes como cobardes miserables. Pero este sargento alemán de mi película no tiene miedo. Es un soldado claramente valiente e íntegro.

¿Qué no ha de enseñar eso?

El tema está en que la realidad de la guerra fue complicada.

10 comentarios:

Javier Cinarro dijo...

No se porque pero me huelo que el entrevistador va a saco a por tarantino sin haber visto la peli...

Saludos

Marvin dijo...

Opino lo mismo...

alejandro dijo...

menudo entrevistador mas estupido ... poniendo en duda a quentin en todo momento

JilL_DeLarge dijo...

Vaya gilipollas, pero Quentin ha estado bien.
Yo en comentarios en los trailers de youtube ya vi comentarios de gente criticando el mismo tipo de cosas...y yo le agradezco a Tarantino que haya tratado por fin a los nazis de forma distinta, como ha hecho con el tema en general. Es genial que uno de los mejores personajes de la película -porque es que Brad Pitt con su acento y sus caras me puede también, me reía todo el rato con él-sea un nazi, no todos se atreverían a hacer eso.

Javi dijo...

El tema es delicado; el entrevistador es un popilista e intenta atacar a Quentin por "haber jugado con el Holocausto" (son palabras muy duras). Me ha parecido eso, una entrevista dura y nada merecida; no creo que Tarantino haya jugado con el Holocausto; simplemente ha hecho una película con una visión diferente.
Salvar al soldado Ryan es una peli de acción y punto, pese a estar ambientada en la II Guerra Mundial. Pero como Spielberg es políticamente correcto, no pasa nada.
En fin... Sus respuestas muy buenas, sí.
Y ya nos queda menos...

Aldo dijo...

Curiosa entrevista y buena desde el punto de vista de que es bueno ver a un autor defendiendo su obra.
Eso deberian hacer todos cuando han hecho lo que realmente han querido. Mejor eso que pedir perdón como don Joel Schumacher por sus Batmans...

Javier Cinarro dijo...

Aldo, es que lo de Batman es como para pedir perdon....jajaja

Aldo dijo...

Perdón por lo menos jajaja algunos reclamaban un sacrificio por la ofensa...
Os recomiendo la revista "Imágenes" que trae una jugosa entrevista con Mr Tarantino y un reportaje bastante majo de los bastardos.

HardCandy dijo...

Ja que critiquen a alguien por mostrar lo que tiene metido en la cabeza por mas de 10 años es estupido
El hombre es un genio por asi decirlo, como a todos siempre gustan sus peliculas pero de todas formas a estado bien, ademas la historia no juega un papel importante en su pelicula sino lo que ubiera sido de la historia en su pelicula
xvree tarantino

Lazoworks dijo...

Muy buena entrevista y muy buenas las contestaciones de Quentin. Me quedo con lo último que dice: "la realidad de la guerra fue muy complicada".